Por qué un consolador puede cambiar tu vida sexual cuando estás sola

En el mundo del sexo existen varios conceptos o ideas preconcebidas que se deben erradicar cuanto antes del pensamiento general. Son tópicos como que el sexo es solo en formato hombre-mujer; que la penetración es la única vía de placer o que para disfrutar hay que estar acompañados.

¡No! En este último caso, los juguetes eróticos y artículos sexuales han evolucionado para permitirnos disfrutar y aprender incluso individualmente. Es el caso de los consoladores, vibradores, dildos y esos recursos tan valiosos para seguir ampliando horizontes en la sexualidad.

Esta clase de productos pueden ponerse en uso tanto con compañía masculina o femenina o utilizarse tanto por ellos como por ellas, pero en esta ocasión vamos a hablar de los beneficios que pueden reportar a las mujeres. Los fabricantes no paran de trabajar en un intento de evolucionar y ofrecer consoladores generados con nuevos materiales, formas, funcionalidades, vibraciones y complementos en el que el único objetivo es el placer.

Por tanto, el mercado proyecta vibradores aptos para todas las mujeres que se decidan a entrar en esta nueva dimensión de su orgasmo. A través de estos artículos sexuales pueden conseguir algo tan importante como descubrir qué les gusta, de qué maneras pueden acceder a un mayor disfrute y cómo convertir un rato aburrido en una tanda de sensaciones que el sexo al que están habituadas quizá no les proporcione.

Cómo pueden ser los consoladores

Los dildos, como se mencionaba anteriormente, ya no son los clásicos juguetes con forma de pene de color carne y 25 centímetros para emular el pene de los mejor dotados. Un vibrador suele ser fálico, aunque sus dimensiones pasan desde tamaños inmensos, de más de 35 centímetros, hasta discretos y sugerentes aliados del orgasmo femenino.

Estas pequeñas soluciones están pensadas para ocupar un imperceptible espacio en el bolso, por ejemplo, y poder recurrir a su placer en el momento menos esperado en el que haya cierta privacidad. Los baños del trabajo, un tren o un avión suelen ser muy populares.

Los materiales de la juguetería erótica también buscan adaptarse, en este caso, a los genitales femeninos donde van a emplease. La goma y la silicona, suaves y perfectamente preparados para las particularidades sexuales femeninas, permiten estimular sin riesgo de daño de una zona tan sensible de la anatomía como pueden ser la vagina o el clítoris.

Efectivamente, el clítoris también entra en escena gracias a los nuevos avances en torno a los consoladores. Los juguetes más clásicos eran poco más que un pene artificial que se insertaba en la vagina, mientras que actualmente pueden incorporar masturbadores para el clítoris, de tal manera que el vibrador potencia las sensaciones orgásmicas al trabajar sobre el conjunto del área genital de una mujer.

El ABC de un buen consolador femenino

Para aquellas que están dando sus primeros pasos dentro de los sex-shops y los universos que ofrece la sensualidad, los dildos son complementos especialmente indicados para iniciar el recorrido. A continuación os mostramos unas claves básicas para elegir un buen vibrador:

  • Material: la silicona o la goma son las soluciones más higiénicas y placenteras.
  • Materiales peligrosos: los ftalatos son químicos que se añaden a ciertos plásticos, pero no son nada recomendables en la juguetería erótica porque pueden ser dañinos.
  • Tamaño: en función del contexto en el que vaya a utilizarse este proveedor de orgasmos.
  • Color: ¡El mercado está en todo! Desde el elegante negro al sugerente fucsia, el cliente siempre va a tener la razón.
  • Funciones: la complejidad de los consoladores lleva a poder elegir entre los más convencionales y las innovaciones. Los especialistas en la materia te asesorarán para que tu placer sea el máximo.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.