Mia Khalifa, porno, religión y los tatuajes de la polémica

Mia Khalifa es una de las estrellas más reconocidas del panorama pornográfico internacional. Aquellos aficionados a las escenas para adultos que no identifiquen su nombre artístico probablemente sí hayan disfrutado de sus interpretaciones, en las que su piel desnuda muestra unos tatuajes que han marcado su carrera en la industria X, de la que se dio baja tras alcanzar el máximo estrellato.

Este recorrido comienza en Líbano, país donde Khalifa nació y desde el que se desplazó a Estados Unidos en el año 2000. Su patria es una de esas naciones cuyas aplicaciones extremas de la religión catalogan de impuro, inmoral o aberrante prácticas que en otras culturas son vistas con normalidad. El cine porno es una de estas costumbres que en la mentalidad libanesa no está bien vista, así que es fácil imaginar el concepto que tienen de su compatriota en territorios libaneses.

La polémica se multiplica a raíz de que Mia Khalifa no se esconde y siempre ha defendido el respeto que le tiene a su país de origen. Tanto es así que en su brazo izquierdo tiene tatuadas las primeras estrofas de su himno nacional: “كلنـا للوطـن للعـلى للعـلم (¡Todos nosotros! ¡Por nuestra patria, por nuestra bandera y por la gloria!)”, toda una ofensa para los integristas de Líbano. Tampoco gusta que en una de sus muñecas se pueda ver una cruz-emblema de las fuerzas armadas libanesas.

Esta controversia, además de su buen hacer delante de las cámaras, llevó a esta actriz a convertirse en la más buscada del sitio web Pornhub, la principal página en la que los onanistas de todo el mundo se dan cita para complacer sus necesidades masturbatorias. Una de las escenas más populares y a su vez más censuradas en Líbano es una en la que, junto a otra mujer y un hombre, mantiene relaciones sexuales mientras porta un hiyab, el velo tradicional de las mujeres árabes.

Las críticas feroces se multiplicaron a raíz de que en otro vídeo aparece teniendo sexo con varios hombres estadounidenses, pero todo explota cuando un actor israelí entra en escena. Líbano lleva décadas en conflicto con Israel, de modo que su comunidad no toleró que Mia Khalifa se acostara con uno de los enemigos de la patria y volaron los ataques e incluso las amenazas a la joven actriz porno.

A pesar de estas constantes ofensas e insultos, Mia Khalifa no se arrugó y siempre ha reivindicado su derecho a hacer lo que quisiera. De hecho, declaró que su país natal debería tener otros quehaceres más allá de fijarse en su forma de ganarse la vida: “¿En Medio Oriente no tienen cosas más importantes de qué preocupare además de mí? ¿Cómo sobre la búsqueda de un presidente? ¿O detener al ISIS?”. Estas declaraciones se tradujeron en amenazas en forma de montajes relacionados con el autodenominado Estado Islámico, solicitando que acabaran con ella como con otras de sus víctimas.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.