Lencería erótica o por qué la ropa interior es reveladora

En el sexo no suele haber verdades absolutas porque cada persona tiene sus criterios y sus gustos, pero si hay algo en lo que existe cierto consenso es que la ropa interior es una parte clave de la excitación. Aunque habitualmente está ligada a las mujeres, estas prendas sexys y sugerentes también alcanzan a la figura masculina, y es que aquí el que no innova es porque no quiere.

El principal elemento con el que juega la lencería erótica es con el elemento sorpresa. ¿Te imaginas llegar a casa, a tu cama, y que allí te espere tu pareja con un nuevo conjunto preparado para sorprenderte e inaugurarlo en ese mismo instante? Ya solo con la excitación de estrenarlo vale la pena su adquisición, aunque evidentemente también se podrá utilizar en otros momentos.

Hay quien cree que esta ropa interior es solo para momentos especiales. Aniversarios, cumpleaños, reuniones de amigos, vacaciones en un hotel o cualquier fecha señalada son, innegablemente, citas en las que esta lencería puede marcar la diferencia. Ahora bien, sin que esto deje de ser cierto, un punto positivo de estos conjuntos es que se pueden poner en cualquier momento y que una noche aparentemente cualquiera eleve repentinamente su temperatura porque nosotros mismos hemos decidido darle un toque erótico.

Lencería erótica para todos los gustos

Nuevamente hay que tener en cuenta que tanto hombres como mujeres que vayan a regalar estos artículos van a tener unos objetivos. Para ello tienen una amplia oferta a su disposición para valorar todos los recursos a su alcance, desde materiales hasta tallas, colores y formas.

Existen telas suaves y ligeras que se contraponen a las siempre excitantes prendas de cuero o materiales que lo imitan. Si lo que apetece es ir un paso más allá dentro de tus hábitos sexuales cotidianos, esta es la mejor opción para adentrarse en el mundo de la dominación, los roles e incluso el papel que las esposas pueden añadirle a estas prendas de cuero.

En cuanto a los colores, las opciones son prácticamente infinitas. El rojo siempre va ligado a la sensualidad y a la pasión mientras que el negro se asocia más con la elegancia o el BDSM. No obstante, los colores claros como el rosa tienen ese toque pícaro o inocente que se contrapone con unas prácticas sexuales que, a buen seguro, tienen poco de inocente cuando la lencería erótica se posa sobre la piel.

Con respecto a las prendas femeninas, no deben olvidarse los bodies o conjuntos completos. A modo de corsé, permiten realzar el busto y el pecho así como mantener relaciones sexuales sin que sea necesario bajar la cremallera y desprenderse de ello. La zona de la entrepierna puede contar con un botón que, en cuanto se desata, hace posible la penetración o la estimulación de vagina y clítoris en los prolegómenos del coito.

Además de llevarlo puesto, la ropa interior erótica se convierte también en un regalo cargado de indirectas. ¿Qué te parecería encontrarte con una caja en la que hay un conjunto sexy? Tal vez tu pareja te esté mandando una señal similar a esta: “Póntelo y espérame así vestido/a hasta cuando llegue a casa. Yo me encargaré de quitártelo”.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.