Eyaculación femenina, mucho más que ganas de orinar

En el mundo de la eyaculación hay dos creencias muy afianzadas con respecto a los hombres y a las mujeres. Sobre ellos, nada particularmente nuevo: siempre que se corren eyaculan semen con el objetivo natural de fecundar a la compañía femenina. Sobre ellas, que o bien no eyaculan o que cuando lo hacen, con el porno como principal fuente de información, lo hacen de forma copiosa y como una auténtica catarata. Al igual que ocurre tantas veces sobre el sexo, hay mucha más información por detrás de los tópicos.

El squirting, tan popular en el cine X, ha generado muchas ideas irreales en mujeres y hombres. De hecho, se estima que el 40% de las mujeres pueden eyacular, y es que lo cierto es que no todas las féminas lo logran. Otra cuestión es cuántas de esas mujeres son conscientes de que pueden hacerlo y desarrollan sus relaciones sexuales sabiendo que pueden disfrutar del orgasmo más húmedo.

Las responsables de conseguirlo son las conocidas como glándulas de Skene, que se encuentran en las proximidades de la uretra. Su tamaño varía en cada mujer y las sensaciones que proyecta cuando ella se va a correr recuerda a las ganas de orinar, un hormigueo que puede ocasionar que las mujeres que no conocen estos síntomas repriman esta emanación pensando que van a hacer pis en pleno coito.

Tanto para la eyaculación femenina como en cualquier elemento relacionado con el ámbito femenino, los ejercicios de Kegel y los trabajos sobre los músculos pélvicos y vaginales contribuyen a un mayor disfrute sexual. El placer que se puede alcanzar es mucho mayor y propicia una mayor salud de esta región.

El camino hacia la eyaculación femenina: consejos

Una recomendación para las mujeres es que vayan al baño poco antes de iniciar un encuentro sexual para ellas mismas estar seguras de que el líquido que les apetece emitir no es orina. La cantidad emitida de forma natural suele ser escasa, aunque las particularidades de las glándulas de Skene impiden dictar sentencia sobre el volumen de la eyaculación femenina.

Estas gotas provienen de la pared anterior de la vagina, cerca de la uretra, y se despiden cuando se alcanza el delicioso clímax orgásmico. El sabor está muy lejos del que tiene el amargo semen, sino que es principalmente inodoro, incoloro e insípido, prácticamente como el agua, y está integrada principalmente por antígenos prostáticos específicos, glucosa y fosfatasa ácida prostática.

Otras sustancias que componen la eyaculación femenina son la creatina y la urea, unas microscópicas gotas de orina que el orgasmo emite de forma accidental. Esto no implica que se aprecien ni en el sexo oral ni cuando salen al exterior, así que se elimina el argumento de que la eyaculación femenina es pis. Por tanto, la confianza y el conocimiento contribuyen a que las mujeres se liberen y den libertad a su orgasmo, incluso si sienten que van a orinarse.

El camino hacia el orgasmo femenino, por cierto, es complejo. Cabe insistir en que el centro del placer se encuentra en el clítoris y que hay mucho sexo más allá de la penetración. El sexo oral cuidadoso, escuchar a la otra parte, y jugar incluso con artículos eróticos con el único objetivo de conseguir el máximo placer es el mejor recorrido en busca de que estas pequeñas gotas puedan inundar tu cama y tu placer.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.