El sexo mañanero tiene premio

¡Buenos días por la mañana!

Pocos placeres se pueden comparar al de amanecer sin necesidad de despertador, con todo el día por delante y sin responsabilidades. ¡Ah! Y con buena compañía al lado, por supuesto. La energía mañanera puede contribuir a esperar un poco para desayunar y apostar por una sesión de excitante, placentero, enérgico y saludable sexo mañanero.

¿Saludable? Sí, saludable. Una batalla matutina bajo las sábanas es beneficiosa para el organismo, puesto que revitaliza a los órganos del ser humano y aporta una liberación de endorfinas que permite encarar el resto de la mañana y de la tarde con otra cara. La única noticia quizá mejorable es que estos efectos se perciben cuando se practica el sexo mañanero al menos tres veces a la semana, así que qué mejor manera y excusa para revitalizar nuestra vida sexual desde primera hora.

Los autores del estudio se corresponden con la Queen’s University of Belfast, que curiosamente se encuentra en Londres. Walter Ghedin es uno de los responsables de esta investigación y señala las razones por las que el fornicio temprano es saludable: “por la mañana, el cuerpo se encuentra más descansado y mejor predispuesto para un encuentro sexual. Las capacidades mentales están más liberadas y con más capacidad para concentrarse y disfrutar de las sensaciones placenteras del sexo”.

La actividad sexual más madrugadora, por tanto, requiere que elijamos tres días semanales para llevarla a cabo. Dos de ellos bien pueden ser los sábados y los domingos, fechas en las que habitualmente hay más tiempo libre y no hace falta salir huyendo para llegar a tiempo a la oficina. Lo dicho, ¿se te ocurre mejor manera de despertar que con sexo intenso y previo al desayuno?

Sin embargo, más allá de la libertad que proporciona el fin de semana, de lunes a viernes también hay ocasiones para un encontronazo erótico. El sexo mañanero no tiene por qué ser muy extenso, sino que un calentón rápido y ejecutado en apenas unos minutos permite cumplir con los requisitos del estudio que nos ocupa y encarar con mejor ánimo lo que se viene por delante.

Tanto un domingo como un miércoles, el modus operandi de una aventura madrugadora puede seguir estas recomendaciones. Una vez uno de los integrantes de la cama se ha despertado, una opción más que viable es la de, lentamente, dirigirse hacia los genitales de su acompañante y suministrar sexo oral hasta que la otra persona se despierte y pueda iniciarse el encuentro sexual completo.

Una ducha juntos, por su parte, es perfectamente válida tanto con la mayor de las prisas como con todo el tiempo del mundo. En caso de ir apurados, compartir agua permite ahorrar tiempo y favorece la proximidad de los cuerpos, con todo lo que ello significa y las posibilidades que ofrece el líquido elemento Los días de máxima calma, salir de la cama y entrar en la bañera ofrece el recurso de masajear, de utilizar los geles y la espuma para una máxima estimulación y, quién sabe, volver a la cama pero no precisamente para echarse a dormir.

Además de los beneficios del sexo mañanero que presenta el ya mencionado estudio, hay más razones por las que tener encuentros íntimos desde primera hora. Una de ellas son las erecciones matutinas, una constante en los penes de tantos hombres, se pueden aprovechar mientras aún se notan bajo su ropa interior. Tampoco debemos olvidar el factor de los sueños eróticos, que se pueden replicar sobre nuestro colchón para ver si son más placenteros en las fantasías o en la realidad.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.