Disfruta del sexo en espacios públicos sin ser cazado en el intento

Lo de la cama lleva ya inventado muchos años y sigue sin fallar como escenario sexual por excelencia. No seremos nosotros quienes nos atrevamos a dudarlo, aunque es nuestro deber acordarnos de que no siempre hay un colchón cerca y toca buscarse la vida para culminar unas relaciones sexuales.

El sexo en espacios públicos tiene origen principalmente en dos motivos: por un lado, efectivamente, que no haya una habitación disponible en las proximidades y haya que recurrir a hacerlo al aire libre; por otro, y no lo olvidemos, del morbo y la excitación de cambiar de rutina sexual. Este exhibicionismo busca encontrar nuevos lugares donde disfrutar del sexo al resguardo de miradas indiscretas pero con el siempre existente riesgo de que alguien cace a los amantes en pleno frenesí.

Sea cual sea el porqué de recurrir al sexo exterior, porque allá cada uno, os vamos a dar unas recomendaciones para que la experiencia sea lo mejor posible y, quién sabe, te animes a repetir.

Busca tranquilidad

Para empezar, debemos seleccionar el dónde hacerlo. Como es lógico, debemos tener en cuenta que sea un sitio tranquilo, alejado de paseantes, ciclistas, corredores o toda esa gente a quien le da por sacar el perro por donde no debe. Basta con hacer un pequeño reconocimiento previo a las distintas zonas de tu ciudad para saber cuáles son las menos frecuentadas y especialmente indicadas para tu disfrute.

Una buena idea es que haya vegetación o cualquier tipo de construcción que pueda protegerte de ojos fisgones. Una explanada, por tanto, no es la mejor de las opciones para tu sexual objetivo. Los parques, las playas, las piscinas públicas o las zonas exteriores de las ciudades se convierten en alternativas muy interesantes. Por su parte, la noche siempre es una magnífica aliada para aportar ese extra de privacidad.

Comodidad

Una vez hayas decidido dónde actuar, debes tener en cuenta que el colchón de tu cama y tu almohada son únicos e irrepetibles, y que una vez abandonas tu zona de confort tienes que apañártelas como puedas. La arena de la playa o un césped bien cuidado se presentan como dos buenos lechos para tumbarse y disfrutar de una cómoda horizontalidad para que todo fluya en el sexo.

Por mucho de que un arenal o un parque se hayan proclamado como el lugar elegido, no está de más que seamos precavidos. Una simple toalla se convierte en un método sencillo y eficaz para darle un extra de comodidad al sitio elegido, además de dificultar que los granitos de arena, pequeños insectos o incluso regalitos perrunos puedan amargarnos la vida. Sí, sabemos que hay ciertas personas que son un poco gafes cuando se lanzan a la aventura, así que mejor estar preparados para todo.

Preservativos

Efectivamente, hay que estar bien preparados para el sexo en espacios públicos. Lo que no puede ser es planear una escapada sexual al aire libre y, de repente, que llegue un “uy, se me han olvidado los condones”. Todos los consejos anteriores pierden el sentido, ya que la protección sexual es la clave para disfrutar con responsabilidad de este cambio que os proponemos en la rutina sexual.

Tampoco es mala idea acompañar la caja de preservativos con un pequeño bote de lubricante. El lubricante es un buen aliado, sobre todo si ese posible nerviosismo de follar en el exterior impide que los prolegómenos exciten y lubriquen de forma natural tal y como sería deseable. Por tanto, preparar una pequeña mochila con la toalla, los preservativos y el lubricante permite estar preparado para la aventura.

Documéntate

El morbo de lo inesperado mola mucho en el sexo hasta que te cazan los vecinos en un parque o se ven luces azules de policía, así que mejor será tener un buen plan. La red acoge numerosos foros en los que se recomiendan ciertos lugares para aquellos que tienen pensado cambiar de ambiente sexual. La sabiduría popular también es una fuente riquísima de espacios públicos con aplicación erótica, ya que la adolescencia es un momento donde no hay pasta para hostales ni casas propias para rematar.

En definitiva, aquellos que se decantan por follar en espacios públicos tienen ante sí un nuevo reto con mucho placer y excitación por descubrir. Eso sí, no te olvides de ser precavido y de preparar un poco el terreno para que, a la hora de la verdad, no haya fallos y puedas dar rienda suelta sin preocupaciones.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.