Danza árabe camino de la fertilidad

Una experiencia de misterio y placer

Danza del vientre, belly dance, danza árabe, raks sharky: son algunos de los nombres que recibe ese baile que en primer momento nos hace pensar en el misterio que esconde el cuerpo de la bailarina, apenas perceptible detrás de velos. Conforme la música va variando sus ritmos, caen los velos y se dejan ver las formas de aquel cuerpo mezclando el misterio, el deseo y la sensualidad.

En el antiguo Egipto este tipo de bailes era representado por sacerdotisas, que tenían la firme creencia de que la danza las hacía más fértiles.

Con el pasar de los años esta danza fue descubierta por europeos quienes al ver este exótico baile no dudaron en tomarlo y hacerle modificaciones, que lo convirtieron en la danza estilo cabaret, es decir un estilo lleno de connotaciones eróticas que se ejecutaba con menos ropa que la tradicional.

Como ejemplo de ejecutante de este estilo tenemos a Matahari quien con el uso de las danzas orientales pudo colarse y lograr algunos de sus objetivos como espía.

Una de las artistas más conocidas que bailan la  danza Árabe es la cantante colombiana Shakira.

En la época actual es mucho más común ver a bailarinas de danza del vientre, entre una de las más conocidas está la cantante colombiana Shakira, quien al realizar sus coreografías deja entrever una gran carga sensual en sus movimientos; más sin embargo el bellydance no siempre es un show público, en ocasiones puede ser el medio para que se explore y explote el placer sexual.

Ejecutarla proporciona beneficios físicos, psicológicos y para quien crea también energéticos, pues por la naturaleza de sus movimientos ayuda a modelar y eliminar la grasa del cuerpo, ayuda a tener mayor flexibilidad y crea conciencia sobre nuestra musculatura y estructura ósea. Psicológicamente proporciona mucha seguridad y autoconfianza al bailarín. Y para quienes creemos en la energía vital del ser humano tiene como consecuencia la apertura del segundo chakra situado entre el pubis y el ombligo, dando lugar a movimientos energéticos y al pleno desarrollo de la sexualidad.

Los movimientos pueden ser interpretados como explícitamente sexuales.

Si bien la danza en sí misma no es sexual sino sensual, es innegable que sus movimientos pueden ser interpretados como explícitamente sexuales, y de gran utilidad en momento del encuentro íntimo, aunque no se puedan ejecutar del mismo modo durante el sexo que durante el baile; para quien esté cociente del tremendo poder que éste le otorga respecto a sus capacidades de seducción, la danza del vientre será un atajo a un universo de placeres mucho más intensos, para él y para ella.

Quien domine la danza del vientre tendrá el control de sus capacidades orgásmicas.

Ya que en el caso de las mujeres que practican este arte, les ayuda enormemente a tener pleno conocimiento y control de la musculatura vaginal, permitiéndoles lograr más fácilmente el orgasmo en sí mismas como en su pareja.

Quien sepa vivir y sentir la danza árabe tendrá en sus manos un medio de seducción perfecto con el cual hacer sentir a su pareja una experiencia cargada de misterio y placer.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.