Consoladores masculinos y por qué todos los hombres también pueden disfrutarlos

Uno de los principales obstáculos con el que se encuentra el sector de los productos eróticos es el encasillamiento de que ciertas prácticas sexuales están reservadas solamente a ciertos tipos de personas. La falta de información lleva a que ciertos sectores de la sociedad piensen que solamente los varones homosexuales sean los que exploren su sexualidad anal tanto con la penetración de otro hombre como mediante consoladores masculinos.

Esta creencia es totalmente falsa, ya que las distintas posibilidades de placer que ofrece el ser humana no se someten a la orientación sexual de cada individuo. Cada cual es libre de hacer lo que le guste con quien le guste, o en solitario, siempre y cuando haya consenso y buenas maneras. Los vibradores masculinos son un ejemplo que pretende romper con estos tópicos tan inapropiados, ya que no están solamente preparados para un público gay.

Mientras que las mujeres atesoran el popular Punto G, una fuente de orgasmos y disfrute, los hombres cuentan con otro formato en sus genitales y vías placenteras que no muchos se atreven a explorar. Se trata del conocido como Punto P, dado que se encuentra alojado en la próstata. Para estimularlo, lo más común es utilizar el dedo para introducirlo por el ano, de modo que comprar consoladores y dildos puede sustituir el dedo y reforzar las sensaciones que ofrecen.

Como curiosidad, el perineo es la zona que se encuentra en la parte baja de los testículos, y se corresponde con la zona “exterior” de la próstata. Esta es la explicación a que haya tantas sensaciones placenteras en esa área y a que los juguetes eróticos masculinos también se centren en potenciar dicha zona.

Cómo se usa un consolador masculino

Los consoladores para hombres se pueden disfrutar también con compañía, tanto masculina como femenina, o de forma individual. Una buena forma de penetrar en este mundo es explorar la sexualidad propia con los artículos adecuados, ir descubriendo qué gusta y cómo hacerlo, y a la postre aplicarlo junto a otras personas. ¡Cada cual es libre de decidir cómo disfrutar!

Estos dildos diseñados para varones no tienen una longitud particularmente extensa, al igual que un diámetro también adaptado a las características del ano. Un buen complemento son los dilatadores anales, que permiten acostumbrar y preparar la zona para ser penetrada tanto de forma natural como con juguetes.

Asimismo, los juguetes suelen incorporar masajeadores para el perineo, que aplican suaves movimientos para estimular una región prostática no siempre conocida por los chicos. El Blue Junker estimulador anal prostático J1 es nuestra recomendación para llevarlo a cabo.

Cuándo usar un consolador masculino

Una vez se ha tomado la decisión de incorporar este dildo para hombres llega el momento de encontrar el momento oportuno. Para ello, te describimos unas pautas que se pueden considerar:

  • Uso solitario: No hay nada como la discreción y no tener prisa para disfrutar de tu última adquisición en un sex-shop. Cuando se trate de vibradores masculinos, el lubricante siempre será un buen aliado para facilitar la adaptación anal a este nuevo compañero de juegos. La paciencia también es bienvenida, puesto que no tenemos prisa para el placer.
  • Con compañía: Tanto con un chico o una chica (¡o más!), el usuario del consolador debe prepararse para una sesión que va a disfrutar. La comunicación, como en todo momento del sexo, es indispensable para acordar ritmos, cambiar de práctica sexual o seguir explorando con los juguetes.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.