Conoce el BDSM, jugar desde el principio

Explorar a fondo el BDSM aportará los conocimientos necesarios para un juego sano

El término BDSM encuentra su origen en el año 1990, cuando nace de un conjunto de prácticas que unidas y llevadas a cabo de manera consensuada dan origen al BDSM en sí mismo.

En lo que respecta a la terminología conformada por cuatro letras; B-D-S-M, como se explica en el artículo ¿Qué es el BDSM?, la B se refiere a la práctica del bondage, la D a la dominación, la S se relaciona tanto con la sumisión como con el sadismo y la M con el masoquismo.

Actualmente el BDSM se ha convertido en una práctica un poco más conocida que hace algunos años atrás, esto se debe a la aparición del libro Cincuenta Sombras de Grey, que si bien no es la mejor manera de demostración de BDSM que podamos encontrar; sí muestra un poco de ello.

Como ya decíamos, en nuestra web Universo Sensual podrás encontrar una excelente explicación sobre lo que es el BDSM, pero a continuación reseñaremos lo que no es.

¿Qué no es BDSM?

Es común escuchar muchas teorías herradas sobre esta práctica, por ello es conveniente aclarar que aunque las siglas del término incluyen los términos sadismo y masoquismo, nada tiene que ver con el significado que la psicología le da a éstos, relacionándolos con parafilias donde el causar dolor a una persona (sadismo) y/o experimentarlo (masoquismo) de forma desmedida y sin control. Otras cosas que no se relacionan con el BDSM son creer que;

  • Quien gusta de esta práctica es raro o tiene algún tipo de problema psicológico o emocional.
  • Los practicantes son incapaces de amar, de sentir empatía por alguien, de llevar una vida convencional que incluya sexo convencional.
  • El BDSM es una especie de secta satánica.
  • Toda persona que se identifique como sumisa tiene deseo de que le viole.
  • La persona dominante no es capaz de controlar sus instintos sexuales.
  • Es una práctica en la que se pierde el control.
  • BDSM es exclusivamente Cincuenta Sombras de Grey.

Y es que son muchas las personas que tienen tabúes y tienden a ver con malos ojos cualquier tipo de libertades sexuales, y se termina por darle mala fama a lo desconocido.

 ¿Por qué jugar BDSM?

Jugar BDSM es una opción que toman sobre todo las personas que quieren vivir una experiencia diferente al “sexo vainilla” (nombre que se le da al sexo convencional en este mundo), entonces; ¿por qué te sorprenderías un buen día jugando?

  • En primer lugar porque como ya se dijo se trata jugar, de probar y experimentar distintas sensaciones.
  • Porque los preliminares (al sexo) tienden a tener una duración un poco más larga que en el sexo vainilla.
  • Porque conocer si tu cerebro codifica el dolor y el placer como sensaciones que pueden mezclarse.
  • Porque el único objetivo no es alcanzar el orgasmo, y menos hacerlo en pocos minutos.
  • Porque el juego de roles donde cada uno asuma una postura te gusta.
  • Porque la inclusión de juguetes de todo tipo, hasta caseros es lo tuyo.
  • Porque estar a merced de los deseos del otro te excita.
  • Y sobre todo porque entre ambos existe muchísima confianza.

Claro está que las enumeradas no son las únicas causas para jugar, según los gustos y preferencias personales de quien se anime aparecerán más razones.

Cuando conoces el BDSM no vuelves a ver el sexo de la misma manera.

 ¿Qué se necesita para jugar BDSM?

Quien ha visto una escena típica del BDSM seguramente ha podido apreciar la gran cantidad de complementos que se utilizan para jugar, pero en la vida real no todo podemos tener todos esos juguetes de la noche a la mañana y tampoco vamos a detener nuestras fantasías por ello, es así como la creatividad se hace presente para crear o utilizar objetos comunes y corrientes en el juego;

  • Un látigo puede sustituirse por cinturón.
  • Un vibrador (no exclusivo para el BDSM), por un aparato eléctrico para hacer masajes.
  • Las distintas pinzas para pezones pueden ser reemplazadas por pinzas de madera, plástico o alambre, para colgar ropa, que dependiendo de su modo de fabricación y calidad del material, presionan con más o menor intensidad.
  • Las cuerdas para bondage que venden para esto en específico no son muy distintas de las que se pueden conseguir en cualquier tienda, lo que sí se debe cuidar es que nunca sean de materiales sintéticos que causen, preferiblemente que sean de algodón.

Una vez que ya hayas conocido el BDSM y que decidas practicarlo puedes empezar a comprar poco a poco elementos profesionales para el juego, pero de entre todas las cosas lo que siempre debe estar son las ganas de vivir una sensación diferente en cada sesión, porque sí algo está garantizado es que después de probarlo nunca volverás a ver el sexo de la misma manera.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.