Cómo elegir un buen lubricante anal

El sexo anal es una de las prácticas sexuales con más tabúes o miradas de escándalo a su alrededor, aunque no por ello, sino más bien todo lo contrario, deja de despertar un elevado interés para muchas personas. Hay quien puede creer que esta opción sexual es solo para hombres homosexuales, un tópico también erróneo porque se puede disfrutar tanto a nivel heterosexual como entre mujeres, en este caso con complementos eróticos preparados para tal uso.

Para disfrutar del sexo anal se deben seguir unas recomendaciones básicas que se pueden aplicar a cualquier otra práctica íntima. El primer ingrediente es el consenso, básico para ponerse al tema, y ya a continuación entra la preparación para ejecutar. El lubricante, que es un producto siempre indicado para una relación sexual, cobra un protagonismo aún más elevado para la estimulación anal.

Al contrario que la región vaginal, que tiene sus propios mecanismos de humidificación para hacer más cómoda la penetración del pene, el ano no está tan preparado para esta función, aunque esto no significa que no se pueda hacer. Se trata de un área con cierta humedad, aunque es aquí donde los lubricantes anales aparecen para garantizar el máximo disfrute.

¿Cómo son los lubricantes anales?

La finalidad de estos artículos sexuales no es otra que facilitar la entrada del pene o del objeto sexual elegido por vía anal. Para ello se debe garantizar que tanto quien vaya a recibir la penetración como quien la proporciona estén en las mejores condiciones para disfrutar del acto.

Los mejores lubricantes anales, en primer lugar, deben ser dermatológicamente apropiados para no dañar los tejidos de las zonas del cuerpo implicadas. A su vez, el pH del producto debe adaptarse al de la región anal para no provocar irritaciones y asegurar que no se producen desgarros o dolores derivados de que no haya la suficiente humedad.

En cuanto a sus usos, son aptos para hombres y para mujeres, además de servir para aplicar sobre cualquier parte de la piel e iniciar la velada con un excitante masaje erótico que derive en sexo anal. Dado que la seguridad y la protección sexual son imprescindibles, los lubricantes anales son también aptos para utilizar con preservativo sin que repercuta en el placer de la relación.

Lo mismo ocurre con el sexo oral, una buena forma de anticipar el placer y proporcionar orgasmos para quienes más lo deseen. Esta clase de aceites pueden proporcionar sabores, texturas o incluso temperaturas que se pueden paladear por la boca disfrutándolos directamente de los genitales de la otra persona.

Un consejo: cuidado con los lubricantes anales “caseros”

Sí, existe la creencia de que la vaselina, el aceite “de bebé” o la crema hidratante pueden ser buenos lubricantes. Sí, también es cierto que pueden proporcionar más de un susto si tiene unos sexuales, así que mejor dejarlos a un lado. Los lubricantes sexuales son productos baratos y fáciles de encontrar en las tiendas eróticas, así que comprar un lubricante requiere una inversión muy reducida y fácil de optimizar, ya que se pueden utilizar en múltiples ocasiones.

Los fabricantes de lubricantes para la penetración anal o de cualquier formato han hecho tests químicos y dermatológicos para proporcionar los mejores artículos a sus compradores a un precio razonable. Por tanto, y menos aún en una zona tan sensible como la anal, lo mejor es confiar en estos productos y evitar sustos cuando lo único que queremos es placer.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.