Bragas usadas, un fetichismo donde siempre gana quien compra y quien vende

A un ritmo vertiginoso y excitante crece a través de internet la compra y venta de ropa íntima usada, especialmente las bragas usadas y tangas. Y lo atractivo no reside en el hecho de que sean usadas. ¡No! La característica que atrapa a quienes deseen adquirir estas prendas es en lo sucias y sin lavar que estén -si y así es como se lee-.  Si una mujer usa su braga más de dos días seguidos, la vende más rápido y a un precio mayor.

Este tipo de fetichismo se extiende cada vez más entre la población masculina. No constituye ningún tabú ni es considerado algo patológico. El hombre alcanza un nivel máximo de euforia sexual con aquellas bragas usadas que muestren sin discreción y con total desparpajo el flujo vaginal o menstrual propio de las féminas. Incluso, hay quienes se inclinan por adquirir también las que tengan manchas de orina y caca.

El olor que desprenden las bragas usadas y el solo pensar tenerlas en mano vuelve locos a los hombres. La erección se manifiesta sin desfachatez alguna desde el mismo momento en que se sienta frente al ordenador, tablet o dispositivo móvil para realizar la transacción on line.

No en balde el sentido del olfato es el más primitivo o básico de los seres humanos y además es diez mil veces más sensible que los demás. Mientras el tacto y el gusto viajan por el cuerpo a través de las neuronas y la espina dorsal antes de llegar al cerebro, la respuesta olfatoria es inmediata y se extiende directamente en toda el área cerebral.  De allí que el aroma de las prendas íntimas usadas se convierta en el afrodisíaco perfecto para fantasear y vivir a plenitud la sexualidad.

Para nadie es un secreto que el olor influye de manera poderosa en la atracción sexual debido a sus componentes químicos. El olfato abre las puertas para escoger la pareja y de allí para jugar abiertamente bajo las sábanas.

El olor que desprenden las bragas usadas y el solo pensar tenerlas en mano vuelve locos a los hombres.

Atrévete a comprar y oler una braga usada

La práctica de comprar y vender bragas usadas tiene casi cuarenta años. Según los sexólogos, se institucionalizó en Japón con las llamadas buruseras, tiendas donde se exhibe públicamente la ropa íntima de colegialas o chicas muy jóvenes, cuya belleza y esplendor virginal alborotan el instinto carnal de hombres y lesbianas.

En la actualidad y para adueñarse de manera rápida de este producto se disponen de máquinas expendedoras -así como se dispone de agua mineral, una golosina y más- se puede igualmente adquirir una braga usada y desgastada para saciar el placer sexual.

En España y otros países de Europa como Francia, Italia y el Reino Unido, ha cobrado un gran furor que las mujeres decidan a vender sus pantys usados. El mercado ya no es exclusivo para las más jóvenes. Las mujeres maduras y embarazadas también se han decidido por entrar en este negocio y ofrecer su producto íntimo. ¿Por qué? A continuación se detallan algunas razones.

  • Curiosidad: A pesar que la práctica data de la década de los ochenta, a las mujeres de hoy les despierta el morbo, esa atracción que puede generar en terceros un comportamiento de rechazo, una práctica desagradable, repugnante, cruel prohibido o que va en contra la moral establecida. Esta conducta ocasiona un fuerte impacto en personas conservadoras o de mente muy estrecha en términos sexuales, pero cada vez tiene mayor aceptación.
  • Exploración de la sexualidad: Las mujeres se adentran en conocerse mejor en el plano íntimo y juegan con los vapores y fluidos que emanan sus genitales para generar una reacción en el otro. Se excitan también imaginándose lo que hará el cliente con la braga usada, bien sea olerla, tocarla, colocándosela a su pareja, masturbarse, coleccionarla o esconderla en el bolsillo de su abrigo cuando sale a trabajar. La fantasía sexual es infinita.
  • Generar dinero extra: Es un fetichismo que produce ingresados adicionales nada despreciables. Un ejemplo claro en aumentar dinero -una braga nueva cuesta 6 euros aproximadamente y una braga usada oscila entre 30 o 50 euros- de ahí la diferencia en ganar ingresos. Si esta prenda se utiliza por más de tres días, aumenta su valor. De una manera rápida, cómoda y segura, una mujer podría ganar entre 200 euros a 500 euros mensuales.

Así como se dispone de agua mineral, una golosina o más se puede igualmente adquirir una braga usada y desgastada en una máquina expendedora para saciar el placer sexual.

El placer y la lujuria a tu alcance

El fenómeno de la globalización y el uso de internet han contribuido favorablemente a que la compra y venta de bragas usadas ocupe también un lugar de importancia en el mundo occidental. Surgen de manera inusual variadas y creativas plataformas on line para que las mujeres vendan sus prendas íntimas.

Este mercado es seguro y no está relacionado con la prostitución y demás servicios sexuales. La privacidad de la vendedora y el comprador está garantizada. La mujer que vende sus bragas usadas pone los límites pero lo habitual es que se ampare en el anonimato.

Cada prenda íntima usada proviene de mujeres cien por ciento reales. Este universo abarca a mujeres de todas las edades y profesiones.  El procedimiento de compra y venta es bastante sencillo:

  • El cliente accede a una página web y selecciona la braga de su preferencia. Indica también, si es su deseo y cuantos días debe tenerla puesta la mujer.
  • Realiza la transferencia por el modo indicado.
  • La vendedora protege la prenda con un papel especial –film o aluminio transparente- y la introduce en un sobre con burbujas.
  • Es opcional que la vendedora adjunte una nota al producto para que el cliente quede más satisfecho.
  • Se realiza el envío a la dirección suministrada por el cliente.

Los fetiches pueden enriquecer la vida sexual y sensual de las personas y de las parejas. Si existe una comunicación fluida, abierta y sobre todo cómplice, el fetichismo de bragas usadas se convierte en un juego sano que pretende mayor excitación y placer… en fin, más orgasmos.

Cada prenda íntima usada proviene de chicas cien por ciento reales. Este universo abarca a mujeres de todas las edades y profesiones.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.