BDSM: Tabús y Miedos

Los miedos y tabús son los puntos más importantes que debo abordar cuando me encuentro por primera vez con una pareja o mujer, que nunca ha experimentado el juego BDSM. El nerviosismo se palpa, han visto, leído, pero nunca han practicado, les atrae, les excita pero no saben qué se encontrarán. Cuando vienen a mí me han llegado a decir incluso “pero si eres normal y encantador” sí, para reír la verdad, pero te aseguro que lo hemos tenido que oír. Y todo ello es porque desde el exterior, el mundo BDSM se ve como algo sucio, algo hecho solamente para enfermos de mente, seguro que has oído eso alguna vez, o incluso si has visto alguna práctica extrema lo has pensado, o quizá, sin que sea algo extremo el hecho de considerarte algo sumiso o dominante ya te hace pensar que no eres normal. No temas, eres mucho más normal de lo que parece, eres más normal que muchos de esos que solo aparentan y critican, que lo sienten pero que no son capaces de dar un paso para descubrirse realmente por miedo a saber que hay algo escondido, que no aceptarán nunca, que es suyo.

Llevo mucho tiempo intentando desmitificar este mundo y de ahí que me vean como una persona “normal”. De hecho, me cuesta mucho más trabajo dar explicaciones y convencer de que aquello que han leído, poco ene que ver con lo que se vive y en cómo se siente, que en enseñar las bases e iniciar en este mundo.

Ha hecho mucho daño tanta mala información, pero hasta ahora se ha hecho con un fin, que no todo el mundo pudiese conocerlo, que no se convirtiese en algo común. Siempre se ha querido salvaguardar el BDSM y apartarlo para poder seguir siendo algo tremendamente misterioso al alcance de muy pocos y sectario. Es interesante ver las cosas así, por supuesto, pero no está nada mal dejar que la gente conozca otras formas de disfrutar del sexo y además que lo hagan a su ritmo, a su medida, sin metas ni grandes logros. Por eso estoy aquí, para dar a conocer y a partir de ahí que cada uno lo viva libremente y a su manera.  Como te decía en un principio, el mundo BDSM es tan amplio o tan sencillo como tú quieras que sea. Te lo voy a comparar con el denominado “sexo vainilla”. (Se llama sexo vainilla en argot “bedesemero” al sexo convencional). En el sexo, puedes simplemente dedicarte a hacer el misionero o puedes llegar a tener una vida sexual liberal, todo cabe si la pareja lo admite, tríos, intercambios de pareja, orgías…, cada uno decide, y el BDSM es lo mismo. Tú marcas tus propios juegos y llegas hasta donde quieras llegar, es así de simple.

Por ello, no hay que tener miedo, hay que tener la mente abierta, por supuesto, pero no busques el reflejo de nuestro juego en las cosas más extremas. En los últimos tiempos, hemos tenido la gran suerte de que libros o películas de éxito mundial han acercado nuestro mundo quizás más a la normalidad, enmascarado con historias de amor, pero que han hecho que ya no se vea tan complicado, perverso o sucio. Lo veo en mis talleres y sesiones, se me acerca mucha más gente, están algo más abiertos a aprender qué es esto del BDSM y cuando ven lo que es, ven el cielo abierto. En muchos casos, incluso, ven la salvación a una relación al borde de la ruptura, ven nuevas ilusiones que bien conducidas volverán a crear el vínculo necesario para que todo funcione casi a la perfección.

Recordemos que para jugar es importante la comunicación, la confianza, la entrega, la libertad de expresar fantasías, el amor y la sinceridad absoluta con la pareja de juego.

Twitter: @juegosbdsm

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.