#Aftersex para inmortalizar un buen polvo

En apenas unos años hemos pasado de tener que llevar la cámara de fotos en un estuche a que prácticamente toda la ciudadanía cuente con una cámara en su bolsillo. Los teléfonos móviles inteligentes han colonizado las manos de miles de millones de personas, que gracias a las redes sociales pueden mostrar todo lo que hacen en cualquier momento del día. Dado que el pudor no conoce límites, esta exposición también ha llegado el sexo bajo la forma de #Aftersex.

Esta etiqueta es popular en Facebook, Twitter e Instagram y es una forma de mostrarle al universo que hace apenas unos instantes has disfrutado de una relación sexual. Basta con coger el móvil de la mesilla de noche o del bolsillo de esos pantalones abandonados por el suelo para enfocar, disparar y subir la fotografía a tus cuentas personales. Lo más habitual es que quienes emplean este hashtag sean pareja o tengan una relación firme con su acompañante, ya que en encuentros esporádicos o de una noche no es muy normal pedir posar para la foto.

El #Aftersex vuelve a demostrar que en un mundo en el que lo viral y lo personal se proyecta sin vergüenza alguna, algo tan tradicionalmente íntimo e incluso escondido como el sexo también sale a la luz. Al fin y al cabo, todas las iniciativas que permitan visibilizar y normalizar las relaciones sexuales son positivas para que las generaciones se acostumbren a hablar y concebir la sexualidad con la mayor de las naturalidades.

La etimología de la expresión también es bien sencilla, ya que junta dos conceptos británicos tan básicos como ‘after’, que significa ‘después’, y ‘sex’, un término fácil de traducir incluso sin el diccionario cerca. En definitiva, rastrear las redes sociales con este concepto ofrece al usuario toda clase de imágenes tomadas poco después de que sus protagonistas hayan intimado.

#Aftersex para todos los gustos

Ahora bien, el tono de estas fotos varía en función de lo que le apetezca a su autor. Fisgar, las redes sociales en busca de #Aftersex exhibe toda clase de fotografías. Las hay con un sentido más erótico, incluso tomadas en blanco y negro, para reflejar la sensualidad de lo ocurrido; otras son más desenfadadas y muestran pelos revueltos, camas deshechas e incluso paquetes de preservativos. Como no podía ser de otra manera, también hay espacio para dos de las constantes de las redes sociales: el postureo y el humor.

Los usuarios también adaptan sus creaciones a las características de la cuenta donde será publicada la prueba fehaciente de que ha habido sexo. Por ejemplo, Facebook e Instagram son especialmente estrictos con el desnudo general o con el pecho femenino, así que no queda otra que adaptar las creaciones a las exigencias de cada cual. Twitter sí alberga muchos más penes, más pechos o composiciones explícitas en función de lo que apeteciera proyectar al autor en ese instante.

Detrás de la etiqueta #Aftersex se encuentran personas que han decidido exhibir que, de igual forma que hay personas que no paran de contarles a sus seguidores su vida y obras, no hay que tener vergüenza en cuanto al sexo. Además, es mucho más saludable sonreír a la cámara que echar ese típico cigarrito de después de una sesión sexual que, haya fotos o no, queremos que sea inolvidable.

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.